Por: Hugo Molina Botrán

La industria de palma de aceite es muy amplia. Muchos de los productos que se utilizan a diario en los hogares y empresas, contienen aceite de palma, una grasa vegetal versátil, que posee la mayor productividad por unidad de área y que es sumamente atractiva en los diferentes procesos de la cadena industrial. 

En la producción de aceite de palma, los encadenamientos se inician desde la proveeduría de servicios directos al negocio, como transporte de materias primas, personal y construcción de infraestructura. De forma indirecta, dependiendo de cada operación será la magnitud de requerimiento y forma de servicios de alimentos, mantenimiento y hospedaje. 

Es recomendable que dichos servicios de proveeduría se desarrollen en las áreas periféricas de las operaciones para que así los territorios aledaños se beneficien económicamente.   

En Guatemala, se han hecho esfuerzos para generar encadenamientos productivos a baja escala, sin embargo, se ha propiciado únicamente el tema económico sin medir los impactos directos en las comunidades ubicadas en los territorios productivos. Existe una gran oportunidad para la diversificación productiva y de servicios en los diferentes territorios del país para promocionar el modelo de economía circular y potenciar las exportaciones de productos no tradicionales. 

Las mayores limitantes que presenta la creación de encadenamientos productivos en el país, es una regulación normativa actualizada, que responda y genere un marco de promoción de las economías comunitarias.

Otra limitante son los niveles educativos en el área rural, ya que hacen falta centros de capacitación técnica con un enfoque de producción local, por último, el modelo tradicional centralizado hacia la ciudad capital o cabeceras departamentales hace cada vez más difícil promocionar el desarrollo rural desde una visión agropecuaria y orientarla a la transformación primaria. 

Dentro de este tema es importante resaltar que hay una gran ausencia en la promoción del desarrollo rural del país. El Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA) ha desaparecido programas de extensión rural de atención permanente a los diferentes tipos de productores agrícolas.

Los agricultores son libres de producir lo que les parezca más rentable, pero el MAGA tiene la responsabilidad de promover cultivos que garanticen la disponibilidad alimenticia en el país, con una orientación de satisfacer los requerimientos nutricionales de las poblaciones y de identificar los mercados potenciales para la comercialización de los excedentes de las producciones en tiempo y momento, acorde a los diferentes tratados de libre comercio. 

En los últimos 20 años, Guatemala ha sido sobre diagnosticada, ya que muchos departamentos o unidades de ministerios, incluida la cooperación internacional, han generado diversos estudios situacionales de la ruralidad del país, sin embargo, existen pocos planes enfocados a la promoción de desarrollo territorial en las dimensiones agroindustriales, turismo e industrialización hacia un modelo inclusivo que fortalezca las competencias de las poblaciones rurales y reduzcan la brecha entre mano de obra no calificada y la técnicamente calificada. 

Te puede interesar: Salud y seguridad ocupacional.

4 pensamientos

  1. Interesante artículo. con base en mi experiencia en el sector agrícola, las debilidades o «cuellos de botella» en los encadenamientos muchas veces no son identificados de manera concreta, los promotores de las cadenas tienden a tratar de cambiar en modelo natural de ellas antes de fortalecerlo, enfocándose solo en la parte económica final y de mercado, que si bien es muy importante no lo es todo; por ejemplo, 1.propician la eliminación de los intermediarios cuando estos, en la mayor parte de los casos juegan su papel dentro de la cadena por los lazos de confianza con los productores y por que llegan donde muchos compradores no lo hacen con transporte, soporte técnico y financiero y otros servicios; 2.la organización de oferta es otro de los grandes debilidades, por lo menos acá en Perú; hay que trabajar mucho mas en propiciar centros de acopio, cronogramas de cosecha, recojo y volumen que faciliten y dinamicen la transacción final; 3.Homogeneidad del producto que implica básicamente temas técnicos: sanidad, estado físico, tratamientos post-cosecha; 3.temas legales: muchas veces las transacciones no se dan por la falta de un contrato adecuado que satisfaga y dé seguridad a las partes; y,4.Temas financieros: alentando el encadenamiento bajo un paraguas jurídico-financiero que garantice las acreencias que se generan por la actividad.

  2. En general en CA los Programas de Extension Agricola por parte de los Ministerios han tenido poco impacto. Lograr que estos se conviertan en agentes de cambio tecnológico sera un reto. La agricultura de precision y digitalización es una realidad que podría ayudar. Hay una gran cantidad de agricultores con teléfonos inteligentes.

Deja un comentario